El cine

(I. Cano)

 

descanso dominical

 

La cola de esta noche

no tiene final

dos horas confiando

que no colgarán

dichoso cartelito

de completo está el local.

 

Logré cruzar la puerta

diez duritos van

no me ponga delante

ni tampoco detrás.

Eterno en la pantalla está

el visite nuestro bar.

 

Las luces se apagaron

esto va a empezar,

la chica de la antorcha

ya ocupó su lugar

preludio de que algo

emocionante va a pasar.

 

Sobre la foto fija

de una gran ciudad

los nombres y apellidos

de los que serán

actores, directores, productores y demás.

 

El ruido de las fábricas al despertar

los olores y colores de la gran ciudad

me hicieron sentir que yo estaba allí,

que estaba allí.

 

El cuerpo de esa chica que empezó a temblar

cuando el protagonista la intentó besar

me hicieron sentir que yo estaba allí,

que era feliz.

 

Las primeras escenas de aproximación

consiguen que te metas

en la situación

y poco a poco se va

desarrollando la acción.

 

Parece que se ha producido un apagón

silbidos a cabina

tensa situación

la chica ya estaba desnuda

cuando se cortó.

 

Recuperado el ritmo

ya llegó en final

barullo de murmullos

que preguntan que ¿qué tal?

Y un desfile de zombis

que abandonan el local.

 

Durante una hora y media

pude ser feliz

comiendo chocolate

y palomitas de maíz

sintiendo que era yo,

el que besaba a aquella actriz.

 

El ruido de las fábricas al despertar

los olores y colores de la gran ciudad

me hicieron sentir que yo estaba allí,

que estaba allí.

 

El cuerpo de esa chica que empezó a temblar

cuando el protagonista la intentó besar

me hicieron sentir que yo estaba allí,

que era feliz.

 

 

Duración: 4:15

 

 

GrupoMecano.com