El peón del rey de negras

(J.M. Cano)

 

Aidalai

 

Negro, bajito y cabezón

sólo pude ser peón

de negras.

Lo más chungo en ajedrez.

 

Luego con arrojo y tesón,

y la estricta observación

de las reglas

llegué hasta peón del rey,

pero de peón

la única salida

es la revolución.

 

Y soy el novio de la muerte

del de enfrente,

como buen legionario.

El blanco bueno es el blanco muerto,

que el tuerto

ahorra y pone un estanco.

 

Mas si cayese yo primero

no quiero que lloréis,

porque en la caja de las fichas

para la reina soy el picha,

que tumbaos fuera del tablero

no hay clases ni apartheid.

 

El problema es que mi señor,

que culea de estribor

pretende enrocarse con el alfil.

 

Y la reina, que es liberal,

no lo ve del todo mal

si a ella la dejan irse a Estoril.

 

Yo también me voy

no sea que el monarca

me enfile por Detroit.

 

Y soy el novio de la muerte

del de enfrente,

como buen legionario.

El blanco bueno es el blanco muerto,

que el tuerto

ahorra y pone un estanco.

 

Mas si cayese yo primero,

no quiero que lloréis, ¡no quiero!

Porque en la caja de las fichas

para la reina soy el picha,

que tumbaos fuera del tablero

no hay clases ni apartheid.

 

Cuando se es peón,

la única salida

es la revolución.

 

 

Duración: 4:49

 

 

GrupoMecano.com