El uno, el dos, el tres

(J.M. Cano)

 

Aidalai

 

Ese día un día llegará

no será pronto ni tarde;

cuando no queda cerilla ya,

es el dedo lo que arde.

 

Lo que sube habrá de descender,

y aunque mientras la escalada

no es cuestión de mirarse a los pies,

no sé yo si esta cordada

ha pensado en la bajada.

 

Que si ese día la tortilla da la vuelta,

veréis que pocos nos quedamos en cubierta.

El uno, el dos, el tres

y para de contar,

que al escondite inglés

se han puesto los demás.

El uno, el dos, el tres

y para de cantar

porque a ninguno le interesa escuchar.

 

Aunque en foto aparentemos más,

somos sólo tres polillas

que de tanto dar contra el cristal

se han colado en la bombilla,

hasta que la luz de este quinqué

ya no sea lo que era,

y se encienda sólo para que

se la vea desde fuera,

como la de la nevera.

 

Si de ese cuajo la tortilla da la vuelta

veréis que pocos nos quedamos en cubierta.

El uno, el dos, el tres

y para de contar

que al escondite inglés

se han puesto los demás.

El uno, el dos, el tres

y para de cantar

porque a ninguno le interesa escuchar.

 

Y quizá volvamos al local

a cantar para nosotros,

lo de "Hoy no me puedo levantar",

y dejar que esa chorrada

nos empañe la mirada.

Lágrimas de agua pasada,

despintando la fachada.

 

 

Duración: 4:41

 

 

GrupoMecano.com