No hay marcha en Nueva York

(J.M. Cano)

 

descanso dominical

 

Es una ocasión singular

la de que el dólar esté devaluado

que no hay que dejar escapar

para viajar a ultramar

en un momento dado

cuando tomo una decisión

soy peor que Napoleón

y aunque no me guste el avión

soy un hombre de acción

y por eso.

 

Me marcho a Nueva York

con la botella de Fundador

me marcho a Nueva York

con la navaja de explorador

me mareo en el avión

señorita azafata

el menú me ha hecho daño

sería usted tan grata

de acercarme al baño.

 

Un fundido en negro y después

plano picado al revés

de rascacielos

y yo allí dispuesto a triunfar

como San Juan de la Cruz

en el carmelo

mi primera desilusión

los problemas de comunicación

más de dos millones de hispanos

y allí no habla nadie en cristiano.

 

Ya estoy en Nueva York

y no le veo buen color

ya estoy en Nueva York

tampoco he visto ningún actor

me hieren el pundonor

no dejándome entrar en las discos de moda

que si eres 'espanis' ni un vaso con soda.

 

Como en 'Hijos de un dios menor'

traté de hacerle entender

a un policía

a la estatua de la Libertad

¿me dice usted cómo se va?

su señoría

y al adoptar la posición

de ese monumento en cuestión

se pensó que era un comunista

buscando follón y lo tuve.

 

No hay marcha en Nueva York

ni aunque lo jure Henry Ford

no hay marcha en Nueva York

y los jamones son de York

pensé que iba a estar mejor

que te comen el coco

con los telefilmes

pero es un ardid

y estoy loco

por irme

a Madrid.

 

 

Duración: 4:00

 

 

 

 

GrupoMecano.com